De leones y dinosaurios

La palabra safari no me cuadra con estos lares nórdicos. Imagino que como la gran mayoría, la asocio al desértico clima del hemisferio sur. Así que me quedé realmente sorprendida cuando visité Givskud Zoo, un centro de animales en Jutlandia con un peculiar reclamo: hacer un safari en coche.

Si nos olvidamos de la inmensidad de la sabana africana para no hacer comparaciones odiosas, el Givskud Zoo está realmente bien. Se divide en tres experiencias: los animales de un zoo convencional, el safari y un parque con réplicas a tamaño real de dinosaurios.

Gorilas y elefantes

Mediante un agradable recorrido a pie se pueden contemplar los animales agrupados por zonas geográficas, y cada uno cercano a un parking. En la de Asia hay elefantes, camellos, osos y nilgais (un tipo de antílope), además de varias especies de lobos de América del Norte.

En la zona de África se pueden apreciar francamente bien los hipopótamos, macacos y lemures, una familia de orangutanes, mangostas y antílopes. Los orangutanes llegaron en 1998, procedentes del Zoo de Copenhague, y se convirtieron en uno de los platos fuertes del centro.

En el último trazado a pie cerca de un parking hay una cristalera para ver a los leones (si coincide que están allí descansando), nutrias, otra variedad de antílopes y pájaros tropicales.

Nos vamos de safari

El safari empieza cuando te montas en tu coche, o en un autobús del centro, para adentrarte por varios senderos. Es una experiencia preciosa ver girafas, cebras, bisontes americanos, alpacas… desde tu coche. A pesar de estar en cautividad, los animales viven en unas praderas muy amplias y se les ve muy bien alimentados.

Y luego llega el plato fuerte, los leones. Tras pasar dos cancelas de seguridad y recordarte que está prohibido bajar las ventanillas del coche, la adrenalina sube mientras oteas entre la hierba para ver si tienes la suerte de ver a un león de verdad. Y sí, la ventura suele acompañar porque todas las veces que he hecho este safari he visto al león o a alguna de las seis leonas que lo acompañan… Son muy majestuosos, me parece un privilegio poder verles tan cerca sin que nadie sufra. Estos mamíferos fueron el origen del Givskud Zoo, ya que se creó en 1969 exclusivamente con ellos. Con el paso de los años el centro ha llegado a tener 75 especies, un tercio en peligro de extinción, y 700 animales.

Hace millones de años…

La adrenalina sigue en cotas elevadas cuando el visitante recorre el Parque de los Dinosaurios, en mi caso con la banda sonora de Jurassic Park taladrándome la cabeza. En una zona de bosque dentro del zoo se encuentran 50 réplicas a tamaño real de 26 de los dinosaurios más representativos. Desde el famoso y carnívoro Tyrannosaurus Rex hasta el rumiante Triceratops, pasando por el ejemplar más alargado del mundo: 40 metros desde la cola hasta la cabeza del Argentinosaurus. Esta exhibición está fenomenal: ¡el detalle de las esculturas es asombroso y el entorno ayuda mucho a teletransportarte hace más de cien millones de años!

Givskud Zoo tiene algunas similitudes con otros centros lúdicos daneses como Legoland (si te interesa saber más sobre este parque lo puedes descubrir aquí). Es un centro estacional, y debido a la climatología sólo abre sus puertas de abril hasta finales de octubre.

La entrada para un día no es precisamente barata (31 euros adultos, 17 euros niños), pero se puede adquirir un pase de temporada para ir las veces que quieras por un importe menor al de dos entradas. Este zoo también permite llevar tu propia comida, y también los alimentos crudos para asarlos en las barbacoas de uso gratuito. Si prefieres probar carne danesa o fast food lo puedes hacer en los restaurantes del centro.

La diversión de los niños está muy presente en todas las opciones de ocio danesas, y Givskud no es una excepción. Al margen de poder conocer mejor a los animales, hay varias zonas infantiles que no tienen desperdicio para que los pequeños se desfoguen, actividades como asar un pan en una hoguera o encontrar colmillos de dinosaurio entre la arena, y también una zona con colchonetas en las que doy fe que los mayores pueden disfrutar tanto o más que sus hijos. Además, hay un recinto al aire libre con cabras para que se pueden acariciar, aunque las pobres sufren a veces la desmedida pasión y brusquedad infantiles. Si queréis pasar un día diferente rodeado de animales, Givskud Zoo es una perfecta elección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s