El rey vikingo que inspiró el Bluetooth

Que las tierras nórdicas fueron la cuna de los vikingos entre los siglos VIII y XI parece que no es ningún enigma. ¿Pero es conocida la relación que tuvieron estos bravos guerreros con la tecnología más avanzada?

Durante estos tres siglos de era vikinga fueron varios los monarcas que dominaron Escandinavia, cada uno con su particular forma de gobernar a sus súbditos. Hoy quiero adentrarme en la vida de uno de ellos, un personaje visionario que unió tierras y creencias: el rey vikingo Harald Bluetooth.

Un nombre jugoso

Sólo vivió 50 años, del 936 al 986 d.C, pero su vida estuvo salpicada de grandes gestas. Harald Bluetooth nació en la localidad danesa de Jelling (a media hora de la ciudad en la que vivo), y fue el primer rey vikingo que heredó el trono al fallecer su padre, Gorm el Viejo, y su madre, Thyra Danebod. Hasta ese momento, cuando un monarca moría comenzaba una lucha de poder para ocupar su trono, pero Harald fue el primer sucesor designado por su padre. A los anales de la historia ha pasado con varios apodos: Harald Gormsson (hijo de Gorm), Harald Blatand o Harald Bluetooth. Y es que los juegos de palabras con su nombre tienen mucha miga. Al parecer, era muy alto pero no cumplía para nada con el prototipo de vikingo rubio y de piel clara, por eso le apodaban Blatand (Gran hombre oscuro). Y lo de Bluetooth tiene una doble explicación: por la traducción del sonido del danés al inglés (Diente azul), o porque dicen que tenía un diente mucho más oscuro que los demás.

Una ilustración de Harald Bluetooth, no hay registros gráficos de su diente. FOTO: PINTEREST

Un potente legado

El caso es que Harald fue un monarca que marcó un punto de inflexión por tres motivos: en primer lugar, unificó las diferentes facciones y territorios daneses bajo su mandato. En segundo lugar, fue el primer rey danés en conquistar Noruega, lo que traería importantes consecuencias históricas. Y en último lugar, fue el mandatario que ayudó a que el cristianismo se asentase en Escandinavia. No impuso esta nueva religión, pero facilitó que conviviera con los diversos dioses de las creencias nórdicas. De hecho, Harald pidió que enterraran su cuerpo en una iglesia que mandó construir en Roskilde, una ciudad muy importante en la expansión vikinga en Dinamarca. Esta pequeña iglesia de madera serviría, dos siglos después, para edificar los cimientos de la catedral de Roskilde, Patrimonio de la UNESCO.

En la catedral de Roskilde descansan los restos de Harald Bluetooth.

El certificado de nacimiento de Dinamarca

Seguramente Harald Bluetooth no fue consciente de la magnitud de otro de sus legados culturales. Y es que, para honrar la memoria de sus padres y dejar testimonio de su papel evangelizador, el rey mandó tallar en el año 965 una gran piedra de granito con runas, la escritura de los vikingos. La piedra tiene tres caras, una con el texto de las runas y las otras dos con motivos tallados. El texto dice: “El rey Harald ordenó estas piedras en memoria de Gorm, su padre, y de Thyra, su madre; fue Harald quien ganó para sí mismo toda Dinamarca y Noruega e hizo cristianos a los daneses”.

A esta piedra se le considera el certificado de nacimiento cristiano de Dinamarca, porque una de las ilustraciones es la primera representación de Cristo de la que se tiene referencia en el país (durante siglos se creyó que el dibujo era del propio Harald, hasta que a principios del siglo XIX se descubrió que no). Más o menos el equivalente a la piedra Rosetta de los vikingos… Y es increíble el excepcional estado de conservación de las runas, más de mil años después de ser talladas. Esta piedra está situada en Jelling, la ciudad de origen de Harald, y ahí se ha construido un magnífico museo gratuito para explicar la era vikinga en Dinamarca.

La inscripción rúnica que mandó tallar Harald Bluetooth. FOTO: KONGERNES JELLING MUSEUM
A la derecha, reproducción de la imagen de Cristo. FOTO: KONGERNES JELLING MUSEUM

Harald nos conecta a todos

La huella de Harald Bluetooth también ha pervivido de otra manera, sorprendentemente tecnológica. Fue su apellido el escogido para bautizar a una tecnología que une a personas, al igual que él hizo al unificar Dinamarca y Noruega.

En 1996 tres líderes tecnológicos, Intel, Ericsson y Nokia, quisieron colaborar para estandarizar un sistema que permitiera la comunicación inalámbrica entre los dispositivos digitales. El ingeniero representante de Intel en la operación, Jim Kardach, estaba leyendo una novela sobre la época vikinga, y le pareció muy buena idea llamar al sistema de la misma manera que el rey danés que unificó Escandinavia y sus creencias. Iba a ser un nombre temporal, pero terminó siendo elegido por descarte. Pero allí no terminó la herencia nórdica, ya que el logotipo de Bluetooth se diseñó con las runas de las iniciales del rey vikingo (H y B), y por eso tiene esa estética tan especial.

Un nombre vikingo que hace honor a un país muy avanzado tecnológicamente, como os contaba recientemente. ¿Curioso, verdad?

La ‘H’ y la ‘B’ en runas conforman el logotipo de bluetooth. FOTO: TELL A STORY

13 Comentarios

  1. Por fin, un Vikingo estilo Wallace! Hahahaha
    Veo que este rey más que liberar al pueblo oprimido, amplió sus horizontes y evangelizó a la plebe, muy heroico también 😋

    Me encantan los vikingos, sigue ilustrándonos please 😊

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s