La gran fiesta virtual de los trabajadores

Con la que está cayendo, se podría reformular el famoso refrán y decir algo así como ‘Quien tiene un trabajo tiene un tesoro’. Hoy celebramos el Primero de Mayo, el Día Internacional de los Trabajadores, que curiosamente en Dinamarca no es una fecha festiva. Los empleados operan con normalidad, pero no es un día al uso porque se organizan muchas concentraciones y eventos en los parques de las ciudades y pueblos. La fiesta más emblemática es la que se celebra en el Fælledparken en Copenhague, una mezcla entre activismo sindicalista, música, comida y bebida  (sobre todo mucha cerveza).

Pero en los 130 años de historia del Primero de Mayo en Dinamarca, hoy será la segunda vez que los trabajadores no salgan a las calles para celebrar su día. La primera fue en 1940, cuando el país acababa de ser ocupado por las fuerzas del régimen nazi. Y hoy, en 2020, tampoco podrán ya que hasta el 10 de mayo continúa la prohibición de congregar a más de diez personas en lugares públicos para prevenir la expansión del coronavirus.

Así que la fiesta sigue… pero de manera diferente. La Confederación Sindical Danesa FH, que agrupa a 79 sindicatos, ha organizado una enorme concentración virtual en Facebook  bajo el lema ‘Strong together, separately’ (Juntos más fuertes, separadamente). La tónica similar es muy parecida a los eventos organizados en otros países, como los de UGT y CCOO en España: las celebraciones y reivindicaciones se tejen en las redes sociales. Hay conciertos de grupos conocidos, discursos de representantes sindicales y de la Primera Ministra danesa, Mette Frederiksen, mensajes de trabajadores de todo el país… todo a través del móvil y el ordenador. En este país nórdico no ha arraigado la costumbre tan solidaria de España y otros lugares de aplaudir en los balcones para agradecer el trabajo de los profesionales que luchan contra la pandemia, por lo que las ventanas y las terrazas no serán un altavoz reivindicativo.

Cartel con algunos de los actos del Primero de Mayo danés. FH

¿Pero qué piden los trabajadores daneses el 1 de mayo, qué conquistas tienen que lograr? Primero voy a contextualizar este panorama laboral…

Flexibilidad y seguridad

El modelo danés de trabajo se basa en tres pilares:

  • Los acuerdos colectivos voluntarios entre empleadores y empleados (por ejemplo el Estado no fija un salario mínimo).
  • La cooperación a tres bandas entre el Estado, las empresas y los sindicatos. Prácticamente el 70% de los trabajadores en activo pertenece a una unión de trabajadores o sindicato por los beneficios que otorga, lo que evidencia la fuerza que tienen estos movimientos asociativos. Dinamarca cuenta con 5,8 millones de habitantes y la confederación FH suma el increíble dato de 1,4 millones de afiliados, uno de cada cuatro daneses. Por su parte, el otro gran actor del asociacionismo empresarial es la Confederación de Empleadores Daneses (DA), que agrupa a 14 organismos del sector privado que reúnen a 24.000 empresas. Como veis, son dos entidades fuertes y con amplia legitimidad negociadora.
  • Un alto nivel organizativo para negociar y llegar a acuerdos, ya que como habéis percibido el Estado interviene poco.

Todo esto se traduce en la flexiguridad, una mezcla de flexibilidad laboral y seguridad en las condiciones que genera un mercado estable en el marco de un Estado de bienestar. Por daros una visión general del mercado laboral danés, la semana laboral es de 37 horas y se cumple, no está bien visto quedarse en la oficina para procrastinar. Las horas extra no son habituales. Los daneses tienen cinco semanas de vacaciones al año y su disfrute es diferente que en España: contabilizan los días desde el 1 de mayo hasta el 30 de abril del siguiente año.

Siemens Gamesa es una de las grandes empresas que operan en Dinamarca.

No hay un salario mínimo establecido, pero son dignos ya que el coste de vida es elevado. La tasa de desempleo se situó en el 4.1% en marzo (la peor cifra de los últimos años, y es previsible que aumente con esta crisis) y hay una gran movilidad laboral: los daneses no sufren en sus puestos de trabajo, si algo les chirría o molesta mucho prefieren cambiar de horizonte. Esto disminuye evidentemente el compromiso y el sentido de pertenencia a la empresa.

Reivindicaciones

Regresando al Primero de Mayo, no nos olvidemos que los daneses tienen un amplio sentido de comunidad e igualdad. Por ello, las demandas sindicales buscan lograr una sociedad sólida y democrática: con ella vendrá el trabajo y educación para todos, la calidad del estado de bienestar y las buenas condiciones laborales. Este 2020 comenzó de manera muy satisfactoria para los sindicatos, ya que lograron luz verde para el ambicioso programa OK20. Se trata de un acuerdo por el que 600.000 empleados del sector privado mejorarán sus condiciones de trabajo durante los próximos tres años.

Pero este bienestar ya no es tan tentador como antes. En Dinamarca hay trabajando unos 290.000 profesionales cualificados extranjeros y la tendencia va a la baja, especialmente entre los ciudadanos de la Unión Europea. Los altos impuestos del país hacen que ya no vean tan atractivo como antes trabajar aquí (en 2019 llegaron al país 1.416 trabajadores europeos, frente a los 8.462 del año anterior).

Y este Primero de Mayo de 2020 el panorama laboral se presenta bastante incierto. La crisis del coronavirus ya ha llevado a la bancarrota a gigantes como la aerolínea SAS (con 1.700 empleados despedidos en Dinamarca), y muchas empresas de restauración, textil y alojamiento (por poner sólo un pequeño ejemplo) argumentan que manejan cifras agónicas para subsistir. Si la situación es dramática para muchas compañías danesas tras cinco semanas de cierre, no quiero ni imaginar cómo estará sufriendo el tejido empresarial de los países en los que está abocado a estar más tiempo paralizado. Un auténtico drama que deja pocos motivos para celebrar.

12 Comentarios

  1. Muy oportuno todo cuanto nos cuentas hoy. Cada día admiro más a los daneses. Pero yo no veo a mis nietas aunque os suban los impuestos.
    Bueno para consolarme, hoy en España es FIESTA.

    Me gusta

  2. Tan cerca y tan lejos en muchos aspectos que cuentas. Me encanta que pongas los pros y los contras del sistema danés. Y qué visión tan distinta de los sindicatos en ambos países jaja.

    Me gusta

  3. Creo que los sindicatos juegan un papel fundamental de control y vigilancia, gusta lo de amplio sentido de la comunidad e igualdad pero un poco utopía en España . Os invito a visitar mi blog

    confinadaycebada.blogspot.com

    entrevisto a un trabajador de metro que nos cuenta su experiencia durante el confinamiento.
    ¡Saludos desde España!

    Me gusta

  4. Como la noche y el día, España y Dinamarca. Feliz Día del Trabajo, aunque no quiero ni pensar las consecuencias laborales que va a traer esta crisis sanitaria… Muchos besos.

    Me gusta

  5. Que buen articulo e interesante. Había leído sobre que los trabajadores de aquí eran sindicalizados, pero me sorprendio el alto porcentaje que pertenece a un sindicato y a demás muy bien organizados. Así que vuelvo a reiterar estupendo articulo.
    Pienso que a una buena parte del mundo le hace falta ese sentido de comunidad e igualdad.
    Saludos 🙂

    Me gusta

  6. Muy interesante. Hay un factor “confianza” en todo el planteamiento laboral y fiscal en Dinamarca que hace que los ciudadanos estén menos a la defensiva que en otros países. A seguir de cerca……

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s