La juventud danesa bebe demasiado

Hoy quiero hablar de una de las caras menos amables de Dinamarca, una faceta que presenta serios quebraderos de cabeza para el Estado: el consumo de alcohol. Es una práctica muy extendida y aceptada en todos los estratos de la sociedad, y se incentiva los fines de semana con muchas ofertas de ‘Happy hour’ o 2×1′. Hasta aquí podría estar hablando de cualquier país, pero el problema viene cuando su consumo se generaliza en edades tan tempranas. Y es que las cifras son demoledoras: la juventud danesa se emborracha el doble que el resto de jóvenes de otros países. Así se desprende del reciente informe ‘El comportamiento en salud de los niños en edad escolar’ de la Organización Mundial de la Salud, que analiza el comportamiento de los adolescentes de 15 años en 50 países durante 2017 y 2018.

Según este documento, el 42% de los adolescentes daneses se ha emborrachado dos veces en el último mes, una cifra que duplica el 20% de la media del resto de los países estudiados. Dentro de este porcentaje los chicos se emborrachan más que las chicas (es un dato extensible a todos los países excepto el Reino Unido, donde son ellas las que más beben). El informe apunta a que los jóvenes daneses son, junto con los griegos, los que más alcohol consumen.

Tabla extraída del informe de la OMS.

Vino y cerveza a los 16 años

Estas cifras no sorprenden tanto cuando una se entera que la edad legal para comprar alcohol en Dinamarca es tan sólo de 16 años, el umbral más bajo de toda Europa. Con tan pocos años los jóvenes daneses pueden adquirir cerveza y otras bebidas con una graduación hasta los 16,5 grados, y a partir de los 18 años el resto de bebidas más fuertes.

Como a mí los quince años me pillan ya un poco lejos, le pregunté a un chico de esa edad que vive en Jutlandia Central sobre el tema del alcohol entre los jóvenes de su edad. Su respuesta fue sincera: se bebe bastante, pero no de manera habitual sino en celebraciones concretas (cumpleaños, final de exámenes, etc.). El lugar, generalmente en casas (no tienen edad para ir a bares y el clima no acompaña para hacer el botellón al aire libre típico de España) y en la mayoría de los casos con los padres en el hogar.

‘No te preocupes, cerveza feliz’, toda una declaración de intenciones.

Con permiso de los padres

Esta ‘permisividad’ paterna también me ha llegado por otras vías. En los países luteranos como Dinamarca se celebra a bombo y platillo el acto religioso de la confirmación (chascarrillo: el rey Felipe VI de España fue uno de los padrinos en la confirmación de la princesa Ingrid de Noruega, que fue uno de los actos de la realeza más importantes del año). Cuando se produce esta fiesta tan especial, en la que los jóvenes tienen entre 14 y 15 años, no es extraño que se les permita beber cerveza como paso a una vida más adulta, o incluso que se les anime a experimentar su primera cogorza (así me lo han contado, pero no quiero generalizar).

Campaña de vida

Y es por eso que las autoridades danesas centran sus esfuerzos en la importancia de los progenitores como sensibilizadores del consumo de alcohol.

En 2014 la Sociedad Danesa contra el Cáncer creó la campaña ‘Fuld af liv’ (‘Lleno de vida’), dirigida a concienciar sobre el alcohol a los daneses entre los 13 y los 25 años. Su objetivo, retrasar el debut en el alcohol entre los jóvenes, reducir su consumo y crear una cultura más saludable. Esta campaña, que sigue vigente, se centra también en el acompañamiento que tienen que dar los adultos en este tema, y en la nociva relación entre el alcohol y el cáncer. Cada año, al menos 1.800 daneses tienen cáncer por el consumo excesivo de alcohol, el equivalente al 5% de todos los casos de cáncer en el país. En la web de esta iniciativa los padres pueden contestar un test para clarificar su postura sobre el alcohol, y también hay juegos interactivos (para menores y mayores de 16 años) para comprender mejor sus efectos.

Uno de los ejemplos de combinados sin alcohol de la campaña ‘Fuld af live’.

Un dudoso podio

Entre los cinco países nórdicos (Islandia, Finlandia, Dinamarca, Noruega y Suecia) Dinamarca lidera el primer puesto en el ranking de consumo de alcohol y tabaco. Este dudoso honor avala la tesis de que se bebe demasiado alcohol en este país, aunque no encabeza el listado de los países en los que se bebe alcohol con mayor frecuencia. Ocupa el quinto puesto en una clasificación en la que Reino Unido aparece en primer lugar.

Se estima que el elevado consumo de alcohol es uno de los principales motivos por los que las mujeres danesas tienen la menor esperanza de vida entre estos cinco países, y los hombres ocupan el penúltimo lugar.

Hablando de estos países nórdicos, recuerdo que cuando viajamos a Islandia nos comentaron que en los años 90 del siglo pasado el consumo de alcohol se había convertido en un problema entre los jóvenes. Pero le dieron la vuelta de una manera muy lógica, ofreciendo otras vías de ocio a los adolescentes. Se aumentó muchísimo el presupuesto para construir centros deportivos y organizar obras de teatro, conciertos y representaciones de danza para los más jóvenes. Si os fijáis en la gráfica del informe que he colocado más arriba, los años han avalado con éxito esta apuesta: Islandia es el tercer país en el que los jóvenes consumen menos alcohol (este listado positivo lo lidera Kazajistán).

Las auroras boreales de Islandia son indescriptibles… ¡Qué frío pasamos viéndolas!

Los studentekørsel

Os voy a poner otros ejemplos de la importancia social que tiene el alcohol en Dinamarca. En los países del norte de Europa existen un aguardiente muy fuerte, con más de 32º de alcohol, llamado snaps. Cuando en este país se cumplen 18 años, es costumbre beber 18 vasos de snaps para celebrarlo.

El alcohol es también el protagonista de otra tradición danesa, los studentekørsel (estudiantes conduciendo) : cuando los jóvenes terminan el instituto en junio, es habitual que los amigos o los miembros de la clase se junten para alquilar una furgoneta o camión estilo militar durante una semana para estar de fiesta. Es todo un negocio, ya que hay varias empresas que se dedican a esto, y los vehículos están totalmente equipados para la juerga y el alcohol: tienen potentes altavoces para poner música, toldos para protegerse de la lluvia o el sol excesivo, neveras para guardar bien refrigerado el alcohol, enchufes para cargar el móvil, banderas o pancartas para decorar, y la posibilidad de alquilar un conductor, DJ y servicio de limpieza.

Se reservan con mucha antelación (a veces con más de un año) y se llenan con todo tipo de bebidas alcohólicas. Algunos de los protagonistas de esta fiesta duermen en su casa, otros en el vehículo o en tienda de campaña dependiendo de dónde se estacione. Se hace un tour por las casas de los amigos y allí los padres les ofrecen comida y más alcohol, además de rellenarles la despensa con bebida. Llamadme carca, pero ¿siete días de caravana etílica patrocinada por los padres? Me chirría mucho mucho… ¿y a vosotr@s, querid@s lector@s? ¡Feliz fin de semana!

Jóvenes de juerga durante unstudentekørsel. FOTO: MIXPRO.
Uno de los vehículos, decorados con pancartas y motivos vegetales. FOTO: VOGNEN.DK

12 Comentarios

  1. Pobres hígados que tienen que soportar tanto alcohol. A mí me da muchísima pena. Con tantas actividades de ocio que podían realizar sin necesidad de tanto alcohol. Total, que después del subidón viene la resaca y el dolor de cabeza. No estoy en contra de la bebida, pero con moderación ¡qué lástima de juventud!

    Me gusta

  2. Esto yo ya lo sabía,de hecho a nuestra niña danesa adoptiva le tocaría este año graduarse y hacer la fiesta con sus compañeros en Aarhus,pero con las restricciones no sé si lo podrán hacer,que me parece una exageración lo que beben,pues si,y además es que está instaurado en su sociedad con el consentimiento de los padres,un ejemplo bien claro,nuestra hija adoptiva danesa cuando vino por primera vez a nuestra casa,pues yo le dije delante de mi hija que tuviera cuidado con el alcohol que nosotros éramos responsables de ella y le pregunté si bebia,a lo cual ella me respondió que si en fiestas los findes,pero no cerveza si no alcohol de altamgraduacion,en fin uno de los días tuve que ir a recogerla bastante borracha y le duró la resaca todo un día,después me pedía perdón una y otra vez,explicándome que no era una mala persona por no haberme hecho caso,pobre,en fin después cuando fuimos a Aarhus y estuvimos con su familia mi hija y ella re pesaban la noche de la borrachera y su madre se partía de la risa viéndolo de una manera totalmente natural,y es que los daneses son así muy buenos y responsables para muchas cosas pero no para el alcohol

    Me gusta

  3. Recuerdo que cuando estuvimos en Islandia nos comentaron lo que dices de alternativas al alcohol en forma de ocio (hay que recordar que en esas latitudes los inviernos están desprovistos de luz y eso ayuda a juntarse para beber). Pero también recuerdo que las tiendas de alcohol estaban aisladas y abrían unas horas determinadas para impedir el abastecimiento etílico a cualquier hora del día. Además de tener unos precios carísimos (más si cabe para los que íbamos del sur de Europa). Pero interesante, de todas formas, lo que comentas de los studentekørsel, que me recuerdan a las fiestas de graduación norteamericanas o las fiestas de los 15 años en la cultura latinoamericana.

    Me gusta

    1. Lo de las tiendas de alcohol que abren sólo a determinadas horas también se da en Suecia, son monopolio del Estado… En Dinamarca no, el alcohol se vende en los supermercados. Las fiestas de los 15 años o las norteamericanas son también de mucho desfase, pero más limitado en el tiempo. ¡Aquí pueden llegar hasta los siete días!

      Me gusta

  4. Interesante artículo aunque resulte contradictoria está actitud conociendo el bienestar de estas sociedades del Norte de Europa. Es decir, pese a tenerlo prácticamente todo a favor, no logro entender el porqué de esconderse en el alcohol. ¡Una lástima!
    Nunca puede ser una excusa su consumo para lograr ningún objetivo. Tal vez sea más fácil llegar a esa conclusión desde la mentalidad de una persona abstemia. En cualquier caso, creo que el principal obstáculo es la tolerancia con el mismo y la permisividad que desde la sociedad de muchos países se ha tenido con el alcohol.
    Me parece importantísimo que desde los gobiernos se actúe en esa dirección, tolerancia 0 y búsqueda de bebidas alternativas. Incentivar a los jóvenes y no tan jóvenes con la ingesta de refrescos y otros elixires, por llamarlos de alguna manera, que proporcionen un rato de asueto con los amigos sin necesidad de perder el control de la situación. Cualquier otra campaña que no se mueva en esa dirección, no puede ser admisible. Nunca fomentar el consumo de alcohol puede ser admitido, más bien condenado y seriamente perseguido.
    Si no nos ponemos serios con esto, pronto la cirrosis pasará a ser el tipo de cáncer que cope las primeras posiciones en el ránking mundial de esta enfermedad.
    Los gobiernos ministeriales y regionales o territoriales (según corresponda a cada país) en colaboración con educadores sociales, profesores de diferentes materias y empresarios relacionados con actividades de ocio, deberían trabajar en una sola dirección. Es posible trazar otras vías a la hora de elegir la forma de divertirse al igual que se diseñaron lugares específicos y se dictaron leyes que limitaron fumar. Exactamente igual con el alcohol.
    ¿Qué es difícil? Por supuesto ¿Qué me merece la pena? No me cabe la menor duda.
    Así que, a ver si pronto nos cuentas, Michelle, que hay iniciativas que lejos de fomentar el consumo de alcohol se dirigen hacia tendencias sociales más sanas y constructivas.
    ¡Gracias y buen fin de semana a todos!

    Me gusta

    1. ¡Muchas gracias por comentar, Rosa! Está claro que otras maneras de ocio son posibles para los jóvenes son posibles sin alcohol, ahí está el ejemplo de Islandia. ¡Hay que trabajar mucho pero no es nada utópico!

      Me gusta

  5. Una gran lacra social que ocurre en muchos países europeos. Incluso en España , que pena. Además con el confinamiento se ha agravado mucho más esta dependencia del alcohol. Un saludo!

    Me gusta

  6. Una de las cosas que llamó mi atención es ver que las personas de diferentes edades no beben una cerveza, si no muchas! cervezas y en cualquier lugar y a cualquier hora. Mi duda es como lo hacen? con el baño. Porqué uno bebe una cerveza y te hace ir al baño pronto. Lo otro curioso que encuentro, es que a pesar de que veo que beben bastante cervezas, no he visto borrachos tambaleándose por las calles.

    Pienso que es todo un tema el alcohol en los jóvenes a nivel mundial en algunos países menos en otros más. En Chile mi país el inicio del consumo es a los 12 años y entre 15 y 24 años beben más que el resto de la población y tenemos mayor mortalidad por alcohol que en los países que consumen igual. En general, el consumo de alcohol en los jóvenes es preocupante ya que conlleva a enfermedades, muerte prematuras o accidentes de transito etc.

    En mi país hay campañas para retardar la edad de inicio en el alcohol, ya que si eso se produce sobre los 21 años la probabilidad de tener problemas de consumo en la adultez es 2 ó 3 veces menor que si se parte antes de los 18 años.
    Un tema muy interesante que da para mucho.
    Salud!

    Me gusta

    1. Con el tuyo ya son varios los comentarios sobre que es una lacra generalizada, en muchísimos países es un problema porque los jóvenes empiezan a beber muy pronto. Yo sí que he visto gente borracha en Dinamarca, pero igual te diría que en España más! Aunque no es una comparación muy buena porque en España salía mucho más que aquí! Muchas gracias por comentar, mariposarevuelta

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s