Planes veraniegos con sabor nórdico

El verano tiene siempre una alegría especial que ni el coronavirus es capaz de apagar. Aunque el bicho ha logrado que el de 2020 sea a todas luces diferente, os quiero contar cómo se vive esta época del año en Dinamarca. Recientemente os comenté que a los daneses les encanta escaparse a España, es su destino turístico número 1. Sin embargo, su plan favorito es coger el coche y visitar su propio país: los lugares más solicitados son la isla de Bornholm, la bohemia localidad de Skagen, Copenhague, el puerto pesquero de Skjern o el llamado Cold Hawaii (al norte de Jutlandia hay una pequeña localidad, Klitmøller, que es un paraíso para los surfistas).

Klitmøller es todo un reclamo para los amantes del surf. FOTO: VISIT NORDJYLLAND

Os dejo por aquí algunos elementos que aderezan el verano de los daneses y lo convierten en inolvidable.

La sommerhus

Dinamarca está rodeada de agua en su inmensa mayoría y sus habitantes adoran el mar, nunca lo tienen a más de 50 kilómetros de distancia. Por eso, una práctica muy extendida es la de comprar o alquilar una segunda residencia en verano, llamada sommerhus (casa de verano), situada en la costa o en la naturaleza cercana. Un amigo danés, ya retirado, me comenta que la mayoría de los daneses podrían tener una sommerhus si lo quisiesen. No considera que sea un lujo para los ricos, porque él opina que en Dinamarca la riqueza está muy distribuida. Muchos turistas alemanes y noruegos alquilan este tipo de viviendas en verano para acudir a la playa. Porque aunque el agua esté mucho más gélida que en el Mediterráneo, los daneses pasan el día en la playa haciendo barbacoas y se llevan tiendas de campaña para que los más pequeños se protejan del sol o puedan descansar. En este 2020 los bañistas daneses se pellizcan y no se lo creen: por la ola de calor que está padeciendo media Europa, la temperatura del mar está subiendo y se calcula que en estos días llegue a los 22º, todo un récord por estas latitudes.

Hay muchos tipos de sommerhus, y algunas tienen el tejado cubierto de hierba, ¡Son muy bonitas!
La tienda de campaña nunca viene mal en la playa: en invierno para protegerte del fuerte viento, y en verano para resguardarte de los rayos de sol..

Cañas y pedales

7.300 kilómetros de costa avalan que Dinamarca sea un reclamo para los pescadores, y es un deporte que reúne a más de 300.000 aficionados con licencia. Es un hobby barato que sólo requiere este paso legal, adquirir una licencia. Por 40 euros al año se puede pescar de manera ilimitada (cuando escribí un post sobre los elevados precios daneses os mencioné que los deportes son una excepción, no están nada mal de precio).

La gracia es que puedes pescar dónde quieras, porque generalmente alguna especie picará el anzuelo: truchas de mar en la costa, bacalao en los puertos de Copenhague, carpas y lucios en los lagos, salmón y truchas en los riachuelos… El verano es temporada alta y los aficionados preparan sus aparejos de pesca para pasar largas horas frente a las aguas. ¿Quizá este acceso tan instantáneo al pescado fresco hace que no se planteen ofrecer más pescaderías en el país? Para mí es todo un misterio que en un país con tanto mar no puedas encontrar pescado fresco en los supermercados…

Ya sabéis que los daneses adoran la bicicleta y la utilizan durante todo el año, muchas veces para ir a trabajar. Pero ahora en verano le sacan chispas y realizan largas kilometradas con amigos o con los compañeros de su club ciclista.

¡Tremenda trucha! FOTO: DENMARK FISHING LODGE

A la rica barbacoa

Si hay algo que chifla a los daneses es la barbacoa durante todo el año. Aunque llueva o granice, ponen el grill a cubierto y preparan ahí la carne, el pescado y las verduras. Pero en verano la devoción es ya total y prácticamente día sí y día también sacan chispas a las barbacoas en los jardines del hogar. El alimento rey por excelencia en verano es la pølse (salchicha), que al grill está mucho más rica.

Otro elemento gastronómico muy veraniego es el koldskål, una especie de leche con huevos, vainilla y limón. Se vende en un tetrabrick, tipo yogur, y se sirve con unas galletas dulces llamadas kammerjunker. Y también se lleva mucho que los niños asen en una fogata u hoguera los snobrød, un pan en espiral que se inserta en un palo.

El postre o snack por excelencia en verano: koldskål y galletas kammerjunker.

Parques de diversión

Si un danés se queda en Dinamarca en verano y tiene hijos pequeños, le verás casi con total seguridad en un parque de atracciones. Ya os he hablado en varias ocasiones de parques temáticos tipo Legoland o LEGO House, pero en esta época del año les sale una fuerte competencia. Hay dos megaparques, Djurs Sommerland y Farup, que presentan una completísima oferta como parque acuático y multitud de atracciones y barracas para todas la edades. Y cómo no, se puede pagar por un pase de temporada y por el precio de dos entradas visitarlo las veces que quieras. Otras excursiones muy solicitadas y con éxito asegurado son acudir al Tivoli de Copenhague y también a su réplica a pequeña escala en Aarhus, llamado Tivoli Friheden.

El Djurs Sommerland es el equivalente al Port Aventura nórdico. FOTO: DJURS SOMMERLAND

La música, totalmente imprescindible

No hay localidad danesa que se precie que no organice un concierto o un ciclo musical en verano. Estas veladas son citas obligadas, aunque haga mal tiempo, y son secundadas por los melómanos del país. Por desgracia este año el panorama escénico es desolador por la Covid-19, pese a las soluciones creativas que se han planteado para esquivarlo, y todos los grandes eventos musicales se han cancelado. El archifamoso Festival de Roskilde, el festival de jazz Riverboat en Silkeborg, el festival Heartland en el castillo de Egeskov o el Smukfest de Skanderborg no se celebrarán este verano, pero sus programadores ya están preparando la agenda de conciertos para la edición de 2021.

Miles de personas acuden cada año al Smukfest, festival de música en plena naturaleza: FOTO: SMUKFEST

Qué ganas entran de zambullirse en el verano leyendo este post, ¿verdad? Aprovecho para desearos un felicísimo descanso lleno de momentos para recordar. Por mi parte, bajo la persiana digital del blog y le dejo tranquilo unas semanitas… pero en septiembre no os libraréis de nuevas andanzas de ‘Velas y vikingos’. Si tenéis menos de un minuto, os agradecería que respondierais las tres preguntas de este breve cuestionario que he preparado para mejorar los contenidos del blog. ¡Un millón de gracias y felices vacaciones!

2 Comentarios

  1. Lo del veraneo con aguas a 20º casi que no lo veo y más para los que rozamos el Cantábrico, que preferimos huir a mares más cálidos en verano jeje. Por lo demás veo que los daneses son de lo más sanos si no fuera por sus índices de alcohol y sus kilos y kilos de carne a la barbacoa… Si al final no somos tan distintos. Hablan raro, eso sí

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s