La carta de la ministra Pernille

Mis amigos en Dinamarca me lo han escuchado decir hasta la saciedad: ¡Qué afortunados somos de vivir la crisis del coronavirus en este país! Y es que, aunque la pandemia también ha afectado a la salud y a la economía danesa, por estas latitudes la primavera se vivió sin mascarillas, sin confinamiento, y con sólo cinco semanas sin colegio. Sé que esta afirmación puede crear polémica entre los daneses, pero comparado con otros países en Dinamarca apenas se ha sufrido. Se tomaron medidas preventivas para atajar el virus y funcionaron, siempre apelando a la responsabilidad individual de cada ciudadano. Además, los memes y las malas lenguas afirmaban que en Dinamarca lo de la distancia social viene de serie, así que esta medida se cumplió muy bien.

FOTO: MEME MONASTERY

Pero este bicho es muy tozudo y no quiere largarse, y los daneses se relajaron en verano, como ha ocurrido en tantos sitios. Así que la curva de infección se empezó a disparar en agosto, y este 24 de septiembre se ha vivido el mayor número de contagiados, 559, desde el pico alcanzado el 4 de junio.

Como veréis en el gráfico de abajo, Dinamarca experimenta niveles sin precedentes de contagios. Desde que empezó la crisis en marzo, un total de 645 personas han fallecido por la Covid-19 y casi 25.000 han estado infectadas. Pero son cifras muy muy bajas comparadas con las de otros países. También es cierto que ahora el índice de contagiados es mayor porque en verano se generalizaron las pruebas PCR de manera gratuita, tan sólo hay que solicitarlas. Se han habilitado carpas al aire libre cerca de los complejos hospitalarios y te hacen la PCR sin bajarte del coche; en un máximo de 72 horas te mandan el resultado al móvil. En un país de poco más de cinco millones de habitantes ya se han realizado 3.554.377 pruebas PCR. Impresionante.

Gráfico del número de infectados por Covid-19 desde marzo en Dinamarca.
FOTO: STATENS SERUM INSTITUT

Debido a esta curva ascendente, en las últimas semanas los daneses han empezado a convivir con un apéndice al que no estaban nada acostumbrados: la mascarilla. El 22 de agosto se convirtió en obligatoria en el transporte público de todo el país, y desde el 19 de septiembre también es obligatoria en bares y restaurantes. Además, la Primera Ministra danesa, Mette Frederiksen, anunció otras restricciones, como adelantar el cierre horario de los restaurantes a las 22 horas (realmente esto no es una medida disuasoria, porque a esas horas no queda prácticamente nadie…).

En esta panadería-cafetería estaba este stand en la entrada para los clientes, con mascarillas y guantes de plástico. Ojo porque esto no es lo habitual.

En este post os comenté algunas medidas adoptadas por el Gobierno danés para prevenir la expansión del virus. Algunas me parecían acertadas y creativas, y otras no tanto. Pero es que ahora han adoptado otra que me reafirma en que exploran vías que en otros países ni siquiera imaginaríamos.

Como madre de dos hijas escolarizadas, desde el colegio de mis pequeñas me han enviado una carta de parte de la ministra de Educación danesa, Pernille Rosenkrantz-Theil.

La ministra Rosenkrantz-Theil ha mandado una carta a todos los colegios del país. FOTO: SKOLELIV

Ni corta ni perezosa, la dignataria, secundada por asociaciones escolares, sindicatos y otros organismos, ha enviado una misiva a todos los centros escolares del país. En ella advierte de que gran parte de los nuevos contagiados tienen entre 10 y 29 años, por lo que nos pide actuar unidos. La podéis leer traducida al inglés aquí.

Esta misiva me parece representativa del carácter nacional porque…

  • Recurre a la sorna danesa. “Es hora de arremangarse otra vez, y no sólo para lavarnos las manos, sino para detener la infección”, asegura con ironía.
  • Incita al diálogo en las familias, a explicar a los niños que el coronavirus sigue presente y que hay que ser muy cauteloso porque desconocemos los efectos secundarios que pueda tener.
  • Es práctica porque sugiere medidas concretas, como cancelar la asistencia a todas las actividades fuera del colegio (cumpleaños, fiestas escolares, reuniones de padres…), hasta el 4 de octubre.
  • Anima a que los niños que tengan teléfono móvil se descarguen una app de la web smittestop.dk, diseñada para dar información sobre el virus. Muchos niños de 9 años tienen ya un dispositivo con datos, a mí me escandaliza esta medida pero por aquí se ve como algo normal.
  • La carta apela a la responsabilidad individual de cada padre y madre, pero subraya que esta pandemia sólo la superaremos juntos (en Dinamarca hay un gran nivel de asociacionismo).
  • Y por último, evidencia que el Estado danés es bastante paternalista, imagino que habrá familias a las que no les hace gracia que la ministra les dé indicaciones de cómo gestionar su tiempo libre las próximas semanas.

Con esta medida tan sencilla el Gobierno danés garantiza la máxima difusión de su mensaje, le imprime seriedad por llevar la firma de un alto cargo político, y refuerza el vínculo con sus ciudadanos al apelarles directamente y pedirles ayuda. ¿Os imagináis recibir algo así de la ministra Isabel Celáa? ¿Qué os parece el contenido de la carta? ¡Feliz fin de semana!

No está el horno español para cartas… LA TIRA DE OROZ/DIARIO DE NAVARRA

7 Comentarios

    1. Hola Michelle. Pues sí, es una suerte para los que estamos viviendo con relax esta pandemia en Dinamarca. Ya tuvimos bastante estrés y desazón los últimos meses en España con el desastre que se organizó ¡Qué placer estar aquí y disfrutar de las cosas bien hechas! Gracias por compartir esta interesante información.

      Me gusta

  1. Veo cosas tan distintas… Pero entiendo que la forma de ser danesa es diferente a la mediterránea. También es cierto que la población es menor pero sigo pensando que en el fondo nadie sabe nada de cómo actuar y van improvisando en cada país según sea la manera de ser del lugar. Lo de la carta mola! Aunque también lo veo todo demasiado intervencionista como si no fuėramos personillas menores de edad

    Me gusta

    1. Efectivamente, la carta puede ser intervencionista porque parece que tienen que recordar a la gente medidas de distanciamiento social, etc. Pero también me parece muy efectiva porque al tener ese plus de autoridad la gente le hará más caso. Y lo que dices tú… Esta pandemia nos ha pillado a todos desprevenidos, cada gobierno actúa como buenamente puede, a veces con acierto y otras como pollo sin cabeza. ¡Muchas gracias por comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s