Entrevista a Teresa Rubio

Buscando información sobre Dinamarca me encontré con un blog muy interesante, A Nordic Story, capitaneado por una española de 36 años que lleva más de once viviendo en Copenhague. La madrileña Teresa Rubio, casada con un danés y madre de dos niñas pequeñas, trabaja como profesional del marketing en una agencia danesa y los años que lleva en Dinamarca le dan autoridad para hablar con perspectiva del país.           

Todos tenemos estereotipos en la mochila… ¿Cuáles traías sobre Dinamarca que se han cumplido, Teresa?

Si te soy sincera, no es que tuviera muchos, ya que anteriormente había vivido en Alemania y me di cuenta de que algunos estereotipos no son lo que parecen. Pero tal vez, uno de los más comunes de los daneses sería el relacionado con el físico: ya sabes, aquí todos son altos y rubios. En un ámbito más personal, el que muchas veces escuchamos que no sean tan abiertos y espontáneos como tal vez seamos los españoles. Que son personas que les gusta tenerlo todo planificado. Pero admito que esto último lo veo como algo muy positivo, porque hasta yo misma lo practico.  

¿Y qué ideas tenías sobre el país y su sociedad que ves que no se ajustan para nada a la realidad?

Como bien dices las ideas son las opiniones que tenemos en relación a una persona, país, cultura (o lo que sea) en base a lo que hemos escuchado, leído o nos han contado. A menudo tenemos la idea de que los daneses son ciudadanos honestos con Hacienda, muy responsables o que su sociedad está organizada de manera óptima comparada con otros países. Pero lo cierto es que aquí también se dan casos de estafa, como ocurrió con Britta Nielsen. No todos los daneses son responsables al 100%, o siempre hay aspectos a mejorar en la sociedad como los últimos escándalos de políticos que han salido en la prensa por sexismo. Personalmente creo que las ideas preconcebidas son juicios personales y que por lo tanto no pueden ser considerados verdades absolutas, como tampoco ser considerados sólo de un país concreto. Como bien dice el refranero popular “En todos los sitios se cuecen habas”. Pero sí que es cierto, por el contrario, que la idea que todos conocemos por los medios sobre la conciliación familiar en los países nórdicos es real. Yo personalmente lo he experimentado y es algo que siempre lo confirmo a quien me lo pregunta.

¿La danesa es una sociedad acogedora con el extranjero?

A primeras puede que no nos lo parezca porque tendemos a compararlo con lo que conocemos. A muchos españoles nos pasa que cuando llegamos a Dinamarca nos da la sensación de que los daneses no son muy abiertos hacia los extranjeros, aunque yo no lo he experimentado. Esporádicamente he tenido alguna situación en la que te has cruzado con alguien un tanto grosero que resultó tener un mal día (por así decirlo). Pero es que estas personas te las puedes encontrar en cualquier parte, no en un país en concreto. Creo que como en cualquier país, si tú como extranjero te esfuerzas por integrarte, aprender el idioma.., los daneses lo valoran y es mucho más fácil que se abran a uno.

A mí, personalmente, el idioma me parece terriblemente complicado. ¿Cómo fue tu proceso de aprendizaje?
Cuando yo me mudé a Dinamarca había estudiado un año danés en la Escuela Oficial de Idiomas de Madrid. Además hablaba alemán, que tiene una parte de su vocabulario parecido al danés. Con lo cual, cuando empecé las clases de danés en Copenhague admito que me resultó relativamente fácil. Sin embargo, hubo un momento en que me estanqué, entre el trabajo y las clases, y tuve que dejar la academia. No daba de mí para hacer los deberes cuando llegaba del trabajo cansada. Pero lo que hice, para no olvidar lo aprendido, fue escuchar música en danés y ver películas o series con subtítulos. Así aprendí más vocabulario y entonación de cómo lo hablan. Y luego, cuando empecé a trabajar en una empresa donde todos eran daneses, me lancé a hablarlo y escribirlo más. Ahí fue cuando noté el gran salto y me fue resultando más fácil con el tiempo.  

¿Cómo nos perciben a los españoles en Dinamarca?

Creo que nos ven como personas a las que nos gusta disfrutar de los pequeños placeres de la vida en el día a día. Por ejemplo, nos gusta disfrutar de un buen plato de comida, o para nosotros cualquier excusa es buena para hacer una celebración. La vida social es parte de lo que somos porque nos gusta relacionarnos con la gente.

Estás casada con un danés… ¿en qué notas el choque cultural?

Pues en mi caso yo diría que con el idioma, es algo que sabemos que siempre va a estar ahí. Aunque nosotros hablamos mayormente en inglés, siempre hay un riesgo de que la otra persona no entienda lo que uno quiere decir. Cada idioma es la manera de expresarse de cada cultura. En ocasiones me ha pasado que expresiones literales traducidas del español, que para nosotros son normales, se pueden considerar ofensivas o pueden ser malinterpretadas en el otro idioma. Y luego está el lenguaje no verbal, los gestos o reacciones que pueden significar otra cosa. Pero con el paso del tiempo acabamos aprendiendo el uno del otro y mejorando la comunicación, haciendo que disminuya ese choque cultural.

Como madre de dos hijas hispano-danesas, ¿están viviendo una infancia muy diferente a la que tendrían en España?
Creo que en algunos aspectos sí. El sistema de guarderías y el colegio son diferentes a lo que yo sé por conocidos con relación a cómo es en España. Por ejemplo, eso del skovbørnehave o guardería del bosque no existe en España. Y es algo que yo he valorado del sistema educativo en Dinamarca. Que los pequeños tengan un contacto con la naturaleza es muy positivo para su desarrollo y aprendizaje. O que cuando empiezan el colegio con 6 años no es un problema que no sepan aún todas las vocales o leer, porque te das cuenta de que hay tiempo para todo. Al final acaban aprendiéndolo igualmente.

Si pudieses tener siempre tres cosas de España, ¿cuáles serían?

La primera la gastronomía. Soy una persona que disfruto de las comidas y aunque hay algún plato o postre danés que me encanta, como en España no se come igual.

Otro aspecto sería poder disfrutar un poquito más del sol. Aquí llega pero no tanto como en España. Y por último, la moda española. Siempre que voy a España me compro cosas porque creo que los colores y el estilo son diferentes a lo que veo en las tiendas danesas.

Y por el contrario, si te fueses a vivir a otro país, ¿qué es lo que más echarías de menos de Dinamarca?

Lo fácil que es hacer cualquier papeleo porque todo está informatizado y se puede hacer en cuestión de minutos. La conciliación familiar… Y el risalamande. Me encanta este postre, y si por mi fuera lo comería todo el año y no sólo en Navidad.

¿Cómo estás viviendo el tema del coronavirus aquí, y qué opinas de la gestión danesa de la pandemia?

Creo que la gestión hasta la fecha ha sido muy adecuada. El gobierno danés ha sabido manejar la situación de manera correcta y eso que nadie, ni ningún país tenía experiencia ante algo así. Desde el punto de vista personal, pues como muchos. Aprendiendo a llevarlo de la mejor manera posible, aunque aquí no lo tenemos tan complicado como en otros países. Y añorando no poder viajar a España como antes o como quisiera.

¿Qué opinas sobre los escándalos relacionados con el sexismo y la violencia contra la mujer que están sacudiendo a la sociedad danesa?

La verdad es que me ha sorprendido porque no pensaba que fuera a tal nivel. Especialmente cuando a Dinamarca se le considera un país avanzado en materia de igualdad, o al menos esa es la impresión que tenemos. Sería ingenua si creyera que eso no pasa aquí. Para nada, eso existe en todos los países en mayor o menor medida. Creo que es un tema que se tiene que denunciar cuando pasa, que se deben poner medidas y herramientas para solucionarlo y lo más importante, educar en valores, en el respeto y la igualdad para erradicarlo, apelando al trabajo conjunto de toda la sociedad. 

Como tú has vivido todo el proceso de adaptación a un nuevo país, has creado un blog en el que das mucho consejos. ¿Cómo apoyas a los recién llegados?[1] 

Mi manera de ayudarles es compartiendo información práctica y de cómo es vivir en Dinamarca. De esta manera intento resolver aquellas dudas que todos hemos tenido cuando nos hemos mudado al país. Desde las que engloban el ámbito práctico como cómo buscar trabajo, barrios donde vivir en Copenhague, etc. Pero también las del ámbito personal, que suelen estar más relacionadas con las diferencias culturales, desconocimiento de la sociedad, etc., basado en mi experiencia personal. Cuando yo me mudé no había mucha información en español, así que decidí dar el paso para ayudar a otros.

Vamos ahora con un breve cuestionario sobre Dinamarca:

Un lugar indispensable para visitar: Ribe o Jelling con su museo vikingo.

Lo que más te gusta de cada estación del año: De otoño a invierno, el pasar más tiempo en casa para disfrutar de un bueno libro, una peli o de la compañía de los amigos. De la primavera lo increíble de pasear por la naturaleza y ver lo precioso que está todo. Y del verano, si tienes suerte que no sea lluvioso, que la temperatura es perfecta porque no es el calor agobiante de los 40 grados.

Una película o serie danesa: La película ‘Italiano para principiantes’ porque es una comedia romántica, genial para aprender vocabulario danés.

Un/a escritor/a: No tengo ninguno favorito.

Un artista: la cantante Tina Dickow, su música es perfecta para ponerla de fondo y disfrutar del hygge.

Deportista: Ahí me tienes en blanco. No tengo.

Un plato típico que adores: el pato asado con patatas caramelizadas, manzana e higos que se prepara en Mortensaften.

Un dulce: El postre navideño risalamande, porque soy muy golosa y me chifla la salsa de cerezas.

Una marca o tienda danesa: Illums Bolighus. Puedo pasar horas viendo todo lo que hay de diseño nórdico para hogar.

Y ya por último, Dinamarca es para ti… Mi segundo hogar, porque ha pasado a ser un pedacito de mí.


¡Muchas gracias, Teresa, por compartir con nosotros tu visión sobre Dinamarca!
FOTO: CEDIDA

8 Comentarios

  1. Teresa me ha dado muchas esperanzas, al escuchar que el danés no te fue tan complicado, esa película la veré para ponerme a prueba… yo ya entiendo bastante, la verdad es que saber alemán es una gran ayuda, pero el camino es largo :-). Muy interesante la entrevista Michelle.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s