Dinamarca y el tío Sam

El mundo ha estado en vilo esta semana con las elecciones norteamericanas, y Dinamarca no ha sido una excepción. En un país que tradicionalmente ha mantenido muy buenas relaciones con esta superpotencia, los medios de comunicación se han volcado en cubrir este acontecimiento político y los titulares de portada han desbancado a los del coronavirus. Para que veáis el interés que generan estas elecciones, la biblioteca de mi ciudad ha creado un rincón especial con los libros de los analistas políticos y personalidades más relevantes de Estados Unidos, e incluso ha editado un folleto analizando y recomendando estas lecturas.

Buceando en la historia

¿Y por qué las relaciones entre ambos países han sido generalmente tan estrechas? En la segunda mitad del siglo XIX, cerca de un 15% de la población danesa emigró a Estados Unidos huyendo de la pobreza, por lo que siglos después perviven lazos familiares a los dos lados del charco. De hecho hay dos ciudades norteamericanas, Solvang (en California) y Elk Horn (en Iowa), que fueron fundadas por colonias danesas y mantienen este sabor nórdico. En Solvang hay una réplica de la famosa estatua de La sirenita y un busto de Hans Christian Andersen, y en Elk Horn se ubica el Museo de la América danesa y un precioso molino de arquitectura nórdica.

El 4 de julio es la fiesta norteamericana por antonomasia, el Día de la Independencia, y en Dinamarca no son ajenos a esta celebración. Desde 1912 la ciudad de Aalborg, en Jutlandia, acoge el Rebild Bakker, en el que miles de personas festejan la independencia norteamericana por todo lo alto.

Por añadidura, Estados Unidos y Dinamarca son dos aliados en la OTAN, y Dinamarca fue el único país escandinavo que aprobó la invasión de Irak en 1991. Además, los norteamericanos son los principales socios comerciales no europeos de Dinamarca.

Como veis, el Rebild Bakker de Aalborg es un evento muy concurrido.
FOTO: VISIT AALBORG

El affair Groenlandia

En los dos años que llevo viviendo aquí he observado, sin embargo, que el todavía actual presidente norteamericano provoca urticaria en buena parte de la población. Sus ideas extremistas y sus afirmaciones incendiarias sin base científica no sientan bien en un país en el que predomina el diálogo y un tono más moderado. La gota que colmó el vaso fue el tremendo desplante que míster Trump le hizo a la Primera Ministra danesa, Mette Frederiksen. El mandatario norteamericano tenía en su agenda una visita a Copenhague, en agosto de 2019, para reunirse con Frederiksen y abordar las relaciones bilaterales entre ambos países. Pero la intención de Trump era presentar una propuesta económica para comprar Groenlandia, un territorio autónomo dentro del reino danés. El motivo de esta inusual oferta es que Groenlandia, la mayor isla del mundo, tiene importantes recursos naturales y un gran valor geoestratégico. Ojo al dato: otro antecesor de Trump en la Casa Blanca, Harry S. Truman, también trató de comprar la isla en 1946 poniendo sobre la mesa cien millones de dólares.

La socialdemócrata Mette tachó de “absurda” esta pretensión de Trump, y el presidente canceló su visita a Dinamarca a pocos días de llegar, alegando que así no se hablaba a Estados Unidos.

En abril de este año este culebrón dio una vuelta de tuerca al anunciar Estados Unidos un plan de inversión de 11 millones de euros para proyectos en Groenlandia. El Gobierno danés avaló esta operación, pero no así los partidos de la oposición, que calificaron esta iniciativa como “insultante” o “una enorme provocación”.

En Groenlandia viven poco más de 55.000 personas en una enorme isla de hielo.
FOTO: FILIP GIELDA/UNSPLASH

Un ‘no’ rotundo a Trump

La percepción de Donald Trump en tierras vikingas es muy negativa, y a los datos me remito. Según una reciente encuesta sobre las elecciones presidenciales en USA de YouGov, una empresa que analiza la opinión pública, los daneses son los que lideran el ranking de desaprobación al mandatario. Entre la población entrevistada en siete países europeos (Dinamarca, Reino Unido, Francia, España, Alemania, Suecia e Italia), los daneses eran los que menos deseaban que Trump ganase las elecciones (un 80% de la población, seguidos por Alemania con un 71%) y los que en mayor porcentaje consideraban que la campaña presidencial de Trump ha sido deshonesta (un 74%, seguido por el 68% de Alemania). En España los encuestados son críticos con Trump, pero no tanto, con un 68% que no quería ver a Trump otra vez en la Casa Blanca.

En general, los medios de comunicación daneses han reaccionado con críticas al desmesurado discurso de Trump y a su estrategia de sembrar desconfianza. Uno de los semanarios de actualidad más influyentes del país, ‘Weekendavisen‘, publicó en su último número esta estupenda ilustración de Donald Trump. La firma un artista navarro, Javier Muñoz, para más señas paisano y amigo mío y con una interesantísima trayectoria que podéis ver aquí. Os dejo con su explicación del encargo que recibió, me parece un lujo conocer de primera mano el intríngulis de la creación artística. “A veces el briefing que te pasan es muy concreto, como en este caso en el que la idea general es que Trump se está apropiando de los métodos propios de la izquierda política como ariete. Por ejemplo, Trump está diciendo que el pobre blanco, la clase trabajadora, es una víctima y que se están violando sus derechos humanos. Normalmente el ala izquierda argumenta así, me dijeron. Lo que se le ocurrió al equipo del semanario es que, en realidad, Trump es un antisistema, y que la mejor forma de presentarlo era así, como un punk. Me pareció un buen enfoque: la imagen del punk impone, es dura y amenazadora, pero a la vez tiene algo de cómico y desfasado. Katinka es la excelente directora de arte de ‘Weekendavisen’ y con ella los resultados tienden a la ironía sutil, al humor, y no a lo explícito. Sabe sacar lo mejor de los ilustradores con los que trabaja”, detalla Javi.

Donald Punk. Ilustración de JAVIER MUÑOZ para WEEKENDAVISEN.

Publico este post con unos resultados electorales todavía inciertos, aunque con ventaja para Joe Biden. Lo que está claro es que la opinión popular danesa va a recibir con mucho más agrado la victoria de Biden que cuatro años más de pataletas y desaires trumpistas. A ver si el tío Sam vuelve a recobrar prestigio entre los daneses, porque su credibilidad está bastante dañada.

12 Comentarios

  1. El tio Sam para Trump es la imagen de: “Vote Trump”… y este hombre ya está de capa caída en EEUU. Aquí estamos en ascuas, hablando con nuestros amigos cada día para saber algo… Estos americanos creyéndose todavia la primera potencia mundial y su sistema de recuento ha quedado tan obsoleto que se pasan 4 dias para dar el resultado, ya no sé si pensar que es para darle más emoción al asunto…

    Me gusta

    1. La imagen de EEUU está bastante desprestigiada, ¿verdad? Y es una pena porque es un país que tiene mucho que ofrecer… Y totalmente e acuerdo contigo, el sistema de recuento está desfasado y da pie a que Trump difunda sus bulos de amaños… ¡Muchas gracias por comentar!

      Me gusta

  2. Muy acertada la entrada! Muchas gracias. A los daneses en general USA los tiene fascinados y ver qué un país al que admiran tanto está gobernado y sigue votando a este tipo de individuos los tiene bastante en jaque, confusos.
    Hace relativamente poco, haber vivido o estudiado en USA te daba estatus en DK…un poco como el modelo de coche…con Trump esto se ha esfumado bastante. Personalmente lo he percibido así.

    Me gusta

  3. Muy interesante! Había datos que desconocía, como es lógico, pero lo del apoyo a la invasión de Irak me ha dejado muerto, y más en un país poco dado a meterse en jardines, según te he leído. La forma de obrar con Groenlandia por parte de Trump me recuerda a los líderes norcoreanos, en plan me pico y no respiro si no me haces caso. De todas formas mucho hablamos de EEUU pero en Europa tenemos unos cuantos casos de líderes vergonzosos también, jeje. Esa viga en el ojo propio…

    Me gusta

  4. Yo
    Sí que este presidente (o ex-presidente), ha sido bastante patético en cuanto a su actitud prepotente con todo lo que no sea ‘America first’, pero parece que la economía del país la ha sacado adelante bastante bien y eso le ha ganado muchos votos. Por otra parte, el amor a las armas de muchos norteamericano también le ha sumado adeptos. No obstante, creo que el mundo se va a ver aliviado si hay un cambio de gobierno con una política más amable y conciliadora que la que ha demostrado Trump.
    En cuanto a a la impopularidad de este presidente americano en España, no me parece que sean tan poco críticos con él. Un 68% es bastante, tomando en cuenta las últimas tendencias radicales de algunos españoles.
    Muy chula la caricatura de Javier. 😂

    Me gusta

  5. Me ha gustado mucho el artículo, con datos muy interesantes que desconocía. Casualidad, este domingo leyendo el especial de Diario de Noticias sobre las elecciones americanas, he dado con otro curioso dato en esa relación Dinamarca – EEUU. Por supuesto todo el protagonismo ha sido para Biden y Trump, pero el artículo habla de una tercera candidata del Partido Libertario, que se ha llevado varios miles de votos del entorno de Trump. Su nombre Jo Jorgensen, de origen?…Pues eso. Sigue con este buen trabajo Michelle, ¡ánimo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s