Entrevista a Alejandro Martínez

El protagonista de hoy es una de esas personas todoterreno que no tiene ningún problema en arremangarse y trabajar para vivir, y no al revés. Alejandro Martínez, bilbaíno de 56 años, llegó a Dinamarca hace casi tres para pasar más tiempo con su hijo mientras estudiaba en Copenhague. Se ha puesto muchos sombreros profesionales, y actualmente es el coordinador de un proyecto que transforma los residuos plásticos en biocombustible en el grupo Corsair. Alejandro es además miembro de la Asociación Danesa de Senderismo y el presidente del Club de Amigos Toastmasters en Dinamarca, una organización que trabaja para mejorar la oratoria, la comunicación y las habilidades de liderazgo. Como podréis comprobar cuando leáis la entrevista, tiene vivencias para dar y regalar.

Alejandro, con uno de los bonitos trolls del artista Thomas Dambo.
FOTOS: CEDIDAS

Alejandro, perteneces al Club de Amigos Toastmasters. ¿Cómo ha mejorado tu habilidad para hablar en público?

Ha mejorado bastante, al menos ahora soy consciente de tener algunos recursos. Por ejemplo, elegir siempre una introducción y un cierre potente, impactante; estructurar el discurso claramente; jugar con la variedad vocal y volumen, el lenguaje corporal, las pausas, la interacción con la audiencia haciéndoles preguntas, etc. También me encanta la sección de ‘Discursos Improvisados’: ahí es todo puro riesgo, no sabes qué te van a preguntar pero de igual modo hay que hablar durante uno o dos minutos. Por eso tengo varios trucos para utilizar según la audiencia y circunstancias. Y en la sección de Evaluaciones o Feedback también he mejorado muchísimo, aunque me queda mucho por aprender. Por ejemplo, la técnica básica es “obligatoriamente” indicar tres aspectos positivos del discurso y el orador y también sugerir áreas de mejora.

Es una red que está presente en muchos países. ¿Estamos muy necesitados de estos consejos para potenciar estas habilidades laborales?

Somos más de 350.000 miembros repartidos en más de 16.000 clubes de más de 140 países. Esto es una verdadera red internacional, con el sentimiento de pertenecer a una comunidad global. Yo he dado discursos en Mozambique cuando estuve 40 días viajando por el país, justo antes del confinamiento por Covid 19. Por supuesto, también en España y en varios clubes de Copenhague.

Yo tengo 56 años y empecé en Toastmasters en 2019. Es decir, he vivido sin ello. Lo mismo que sin Twitter o Instagram. La biodanza, la meditación o hacer voluntariado también son plataformas que pueden ayudarnos a desarrollar un tipo de habilidades complementarias. Por ejemplo, aquí soy miembro de CPH Volunteers, una de las mejores cosas que pude hacer. La semana que viene seré voluntario tres días en actividades para niños de 6 a 16 años de circo, skate y deporte en la calle. Aquí hay muchísimas opciones para el voluntariado, más que en España.

¿Cómo se les da a los daneses, en general, hablar en público?

La gran mayoría de los miembros del grupo en Dinamarca somos expats de los países más variados, aunque también hay algunos daneses. Aunque me he fijado en un detalle que es más cultural. Generalmente su puesta en escena es más seria, fría o estándar, mientras que los latinos somos más extrovertidos y toda la comunicación no verbal es más enriquecedora: los gestos o movimientos, la variedad vocal, etc.

Siempre recordaré una vivencia que tuve. El día que me iba de la empresa Cabinplant, viernes 20 de diciembre de 2019, porque habían decidido no extender mi contrato, mi jefe danés me llamó a su despacho y me echó con voz un tanto temblorosa varios “piropos”. Me dijo que era una buena persona, que había demostrado buena ética profesional, que había creado buen ambiente de equipo… Y todo mirando al suelo en vez de encarar mis ojos. Sentí tanta lástima por él que me fui no solo con la conciencia tranquila del deber bien cumplido, sino muy orgulloso de mi forma de ser.

Por otra parte, debo decir que me encanta el buen ambiente que crean los daneses para facilitar el networking y las charlas informales. Yo lo llamo el hygge profesional y lo he disfrutado mucho las veces que he asistido a charlas o congresos.

Has probado diferentes empleos temporales en Dinamarca. ¿Qué has aprendido de la cultura de trabajo danesa?

Diría que los trabajadores temporales o vikar en su gran mayoría somos expats, hay pocos daneses. Me parece que es la misma situación que en España cuando se dice que hay ciertos trabajos que no queremos hacer y lo hacen casi en exclusiva los inmigrantes (mayoritariamente gente sin cualificación que busca una mejor oportunidad que en sus países).

En mi caso, yo lo he vivido siempre como una oportunidad más para conocer las historias de la gente, porque a nivel de aprender nuevos conocimientos, métodos de organización u otras habilidades no podía esperar gran cosa. Cuando descargaba los camiones de GLS en el turno de noche, la mayoría de mis colegas eran africanos; algunos no tenían formación, pero otros hacían la tesis en Copenhague y trabajaban extra para pagarse los estudios y el sustento. También había muchos argentinos acogidos a un programa de visado de máximo un año, y muchos se iban después a Australia. Siempre se sorprendían cuando les decía que soy español y los años que tengo.

También he trabajado de friegaplatos, en el mundo de la construcción y demolición y últimamente en limpieza de los centros de Covid Test. Dos trabajos opuestos respecto de las exigencias físicas, de horarios y de riesgos.

¿Y qué aspectos destacarías de estas andanzas laborales?

Algo en común en todos los trabajos es la responsabilidad y la libertad de funcionamiento que te dan desde el primer minuto. Quizá olvidan dar un breve entrenamiento, porque siempre es conveniente. Y en algunos trabajos son muy relajados con los horarios y las pausas. También me gusta que te den el uniforme de la empresa y tener ese sentimiento corporativo. Además es una suerte que haya esta flexibilidad en el  mercado laboral: hubo semanas que no tenía trabajo y otras que tenía dos o tres opciones para elegir.

¿Qué mitos tenías antes de llegar aquí que en el día a día has ido desmontando?

Al ser mi primera experiencia viviendo en otro país, no tenía una buena referencia o comparación sobre mis habilidades. Por ejemplo, en España mi nivel de inglés era sobresaliente y he viajado por el mundo más de 25 años vendiendo máquinas. Sin embargo, aquí casi todos los daneses son bilingües y empecé a sentir mis limitaciones y dificultades en el día a día. Hoy estoy más rodado y confiado en este aspecto.

También pensaba que dado los salarios y los precios en el país, serían gente súper inteligente y productiva. Y ahora me parece que son gente normalita, incluso un poco más perezosos; no he encontrado aún a nadie que me haya sorprendido favorablemente en este sentido.

Y respecto al hygge, aún no he recibido ninguna invitación de un danés para ir a su casa y disfrutar de algo que se le parezca al tan sobrevalorado hygge. Yo he invitado a mis nuevos vecinos a mi apartamento a tomar vino español y tapas, pero aún no he recibido la invitación de vuelta.

¿Tu vida aquí es muy diferente a la que tenías en España?

Sí, completamente. Aquí tuve que buscar todo desde cero: alojamiento, trabajo, amigos, contactos, actividades, etc. En febrero me mudé a un apartamento que está a la venta, y  por tanto la sensación de temporalidad es constante. Vivo muy centrado en el presente, en el aquí y ahora. No hago grandes planes a futuro porque estoy abierto a cualquier posibilidad, incluso la de irme a otro país.

También practicas senderismo. ¿Se vive de manera diferente el deporte en Dinamarca?

Jajaja, no llamaría deporte al senderismo que hacemos aquí, aunque están genial todas las posibilidades que ofrece la asociación. El primer deporte al que me apunté cuando llegué fue a un club de bádminton, es impresionante la afición que hay en todas las edades. Pude ver jugar a nuestra Campeona Olímpica y del mundo, Carolina Marín, en un torneo internacional que se celebró en Odense en 2019. También he visto mujeres de varias edades jugando torneos de fútbol sala y balonmano; me pareció envidiable, no he visto en España esa disposición. Pude ver un partido de hockey sobre hielo y me gustó, aunque no entendí bien las normas de juego.. También admiro la cantidad que hay de clubes de remo y vela, tanto en la costa como en los lagos, es increíble. O que muchísima gente corre en la calle, los he visto a las 5 de la madrugada con mucho frío y lluvia o a media noche.

Ahora vamos con un breve cuestionario para que conozcamos mejor el país a través de tus ojos:

Un lugar: el camping Solbakken, en el fiordo de Holbæk, y la iglesia multicultural Absalon en Copenhague.  

Una actividad: el melting monday, una mezcla de biodanza y masajes en grupo.

Una comida: los buffet que ofrecen las cantinas de las empresas.

Una tradición o costumbre: bañarse en el mar todo el año. Y si puede ser con sauna club al lado, mejor.

Una excursión: tengo pendiente ir a Cold Hawaii, en el norte de Jutlandia.

Un personaje: Hans Christian Andersen.

Una tienda: Red Kors, que es la tienda de Cruz Roja de segunda mano.

Una película o serie de televisión: Borgen me encantó. Y también la película Druk.

Un recuerdo imborrable del país: la primera recepción oficial en la Embajada de España el 12 de octubre de 2018 con invitados del cuerpo diplomático de otros países. La carrera popular de H.C. Andersen en Odense. Mi saludo a la reina Margarita II a bordo de su barco real atracado en Nyborg en junio de 2019…  O mi saludo al príncipe heredero Frederik durante el partido de inauguración del Campeonato del Mundo de Balonmano celebrado en enero de 2019. ¡Y muchos más!

¿Y algo que no echarás de menos cuando te vayas de Dinamarca? Emborracharme con cerveza… Y también SKAT (la Hacienda danesa) y la sensación de que trabajas casi para ellos.

Espero que hayáis apreciado la enorme sinceridad en las respuestas de Alejandro. La semana que viene no habrá post en el blog, aunque en el perfil de Facebook e Instagram seguiré publicando cositas. Nos leemos nuevamente el viernes 9 de abril, y mientras tanto, ¡feliz desconexión en Semana Santa!

8 Comentarios

  1. Me ha encantado su vitalidad y su sinceridad. Qué manera de verlo todo. Y sobre todo, la elección del personaje que, sin ser un hombre conocido, tiene bastante más que aportar y que decir que otra gente más popular. Enhorabuena por la elección, periodista michellequeesesoooooo

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s