Forest tower, belleza en espiral

Es un maravilloso ejemplo de cómo la arquitectura se fusiona con su entorno y lo embellece. La Forest tower (torre del bosque) es una espectacular construcción en madera y acero ubicada en los bosques de Gisselfeld Klosters, en Rønnede, la isla de Selandia. Se encuentra a una hora en coche de Copenhague y se inauguró en marzo de 2019, así que es una atracción muy reciente en Dinamarca. La torre, construida con madera de roble local, tiene una altura de 45 metros y se caracteriza por no tener escalones: es una imponente rampa en espiral en doce alturas.

La Forest tower es, sencillamente, espectacular.

Un reloj de arena sorprendente

Su aspecto es el de un reloj de arena en tonos rojizos y marrones, en perfecta armonía con los árboles que la rodean. Parece mentira que una torre dé tanto juego, porque conforme vas ascendiendo por la rampa hay muchos encuadres para fotografiar o perspectivas diferentes que contemplar. Es un recorrido muy especial (e inclusivo, al no tener peldaños es apto para sillas de ruedas y cochecitos…) y cuando se llega a la cima la panorámica de 360º merece la pena. Se trata de un observatorio privilegiado para ver el mar de árboles que se despliega ante tus ojos, ya que es el punto más alto de toda la isla, se alza a 140 metros sobre el nivel del mar.

El diseño de la torre lo firma el estudio EFFEKT Arkitekter, y ya ha logrado el reconocimiento en forma de diversos premios (lo cual no me extraña, ¡creo que ha quedado claro que esta torre me ha encantado!).

Para acceder a la Forest tower el visitante debe caminar por un bonito sendero de madera y se puede detener en varios puntos del recorrido para contemplar el bosque, es un trayecto en armonía con la naturaleza.

Caminar entre los árboles

Esta atracción turística se enmarca dentro de un complejo llamado Camp Adventure, porque los visitantes también tienen la opción de practicar arborismo en diferentes rutas entre los árboles. Podrán utilizar una de las tirolinas más largas de Europa (con una longitud de, atención, 475 metros) y los diez recorridos señalizados entre las copas de los árboles. Si el tiempo no acompaña también hay una pared de escalada a cubierto para quitarse el gusanillo.

Para rizar el rizo, existe además la opción de alojarse al estilo glamping, que es un tipo de acampada más lujoso que se está poniendo muy de moda. Camp Adventure cuenta con enormes tiendas de campaña con el techo transparente, decoradas al estilo nórdico y un baño privado externo. Están situadas en una terraza elevada de madera, a orillas de un pequeño lago, y parecen muy confortables (digo «parecen» porque no he tenido la oportunidad de alojarme en ellas).

Y como estamos en Dinamarca y la infancia está muy presente en cualquier sitio, hay un bonito parque infantil con construcciones de madera para que los más pequeños disfruten de este contacto con la naturaleza.

Precios de entrada

La pregunta del millón: ¿cuánto cuesta conocer la torre o hacer arborismo? La respuesta ya la sabéis si sois seguidores del blog… Las entradas no son baratas (pocas cosas lo son en Dinamarca) y hay tres formatos disponibles: ver la torre y las instalaciones de Camp Adventure, hacer escalada y arborismo o combinar las dos actividades.

Os menciono a continuación los precios traducidos a euros, para que os hagáis una idea. Ver sólo la torre cuesta 20 euros a partir de los 7 años (hasta los dos años es gratis, y para niños de 3 a 7 años vale 9 euros); hacer arborismo cuesta 47 euros para los mayores de 15 años, 34 euros de 7 a 14 años y de 3 a 6 años el precio son 20 euros. El ticket combinado de torre y actividades es de 60 euros para los mayores de 15 años, 47 euros para los niños de 7 a 14 años, y 27 euros para los pequeños de 3 a 6 años. ¡Así que si vais en familia preparad la cartera!

¿Merece la pena? Yo diría que sí. Nosotros adquirimos sólo la entrada para ver la torre, que realmente es una experiencia arquitectónica impactante. Y ya que vas, aprovechas el ticket para permanecer en Camp Adventure buena parte del día: los peques pueden jugar en el parque infantil, hay mesas para comer tu picnic o food trucks y puestos para comprar comida y disfrutarla allí, y por supuesto se puede pasear por el bonito entorno.

Espero que os haya podido teletransportar con las fotos a esta maravillosa torre… ¡Feliz fin de semana!

6 Comentarios

  1. Buaaaaa qué chulo. Qué escondida la tenías eh!!! Me ha encantado aunque el precio es desorbitado para la mentalidad latina jaja. Aún así sería de las cosas que pagaría por ver.

    Me gusta

    1. Es que los precios en este país son de escándalo! Pero esto lo pagamos con gusto, mereció la pena. La torre es preciosa, de verdad. Y la visitamos la semana pasada, ¡así que he tardado poco en compartirla! Muchas gracias por comentar, Parisien

      Me gusta

  2. Qué maravilla!! Nunca había oído hablar de esa torre ni de sus fascinantes alrededores… Tenemos que ir… Gracias por v el artículo Michelle

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s